[EN CONSTRUCCIÓN - faltan las fotografías] Disculpad las molestias.

Este blog, que originalmente iba a ser una web, pretende acercar un tipo de arte que, por varias razones, no está tan valorado como lo puede ser la pintura, la escultura vanguardista o la fotografía, y que sin embargo mediante su estudio, se pueden aprender y entender muchísimas cosas sobre la sociedad de una determinada época y ciudad. Se trata del arte funerario, y en este espacio nos centraremos especialmente en el encontrado en los diferentes cementerios de la ciudad de Barcelona.

[Estudio realizado como trabajo de investigación de bachillerato (treball de recerca) en 2004.]

5. Conclusiones.

Después de todo esto hemos llegado a las siguientes conclusiones:

Como hemos mencionado, los cementerios ya no se pueden ampliar más en extensión. Eso hace que empiecen a saturarse y se tenga que prever la construcción de nuevos recintos. Actualmente ya existen estos nuevos lugares, pero se consideran zonas verdes, lo que significa que no serán sólo sitios de almacenamiento de cuerpos, por decirlo de alguna manera. A pesar de tener tantas zonas de descanso y la pérdida del aspecto "lúgubre" típico de los recintos más viejos, la gente sigue teniendo pavor a estos lugares.

Con la llegada de la incineración se han visto obligados a destinar grandes zonas de campos de urnas y columbarios. Este método permite la utilización de muy poco espacio por cada fallecido, a la vez que es el sistema de inhumación más económico. Eso hace que muchísimas personas opten por ello, pero no todos quieren tener enterradas sus cenizas en los cementerios. En muchas ocasiones se opta por la liberación de las cenizas en el medio, siendo el mar el más habitual.

El tema de la falta de espacio hace que las tumbas se encarezcan considerablemente. La gente pierde el interés por las tumbas de gran tamaño precisamente por eso. Se sabe que en Montjuïc las últimas tumbas grandes que se han construido se hicieron hace ya más de 30 años. Y han proliferado la utilización de los nichos, panteones pequeños y columbarios.

Desde la posguerra se ha producido un fuerte movimiento inmigratorio a las grandes ciudades. La gente también se despreocupó por el tema de los cementerios a causa de la separación de los orígenes, o lugar natal, con los enterramientos. Esto también hace que pierdan su simbolismo y se conviertan en un problema práctico.

Con los movimientos inmigratorios de los últimos años de gente de otros países, se ha de prever la construcción de otros tipos de cementerios, como se ha dado en Collserola, con el recinto islámico, el hebreo y el americano.

Todo esto hace pensar que tarde o temprano; y muy a pesar de las empresas funerarias, pues son las que actualmente mueven más dinero en España, los cementerios acabarán por desaparecer, o tal y como ocurría en la antigüedad, se acabaría construyendo encima y serían olvidados. Las ciudades se masifican y estos recintos se llevan mucha extensión de terreno. Quizás se mantengan por su nivel artístico, aunque ya no tendrán esos valores que poseían antes. Sólo serían parte de la historia, nada más. O quizás se busquen nuevas soluciones a este tema.

Ahora ya sabemos porque no interesan tanto como antiguamente, cosa que desconocíamos antes de empezar este estudio.

No hay comentarios: