[EN CONSTRUCCIÓN - faltan las fotografías] Disculpad las molestias.

Este blog, que originalmente iba a ser una web, pretende acercar un tipo de arte que, por varias razones, no está tan valorado como lo puede ser la pintura, la escultura vanguardista o la fotografía, y que sin embargo mediante su estudio, se pueden aprender y entender muchísimas cosas sobre la sociedad de una determinada época y ciudad. Se trata del arte funerario, y en este espacio nos centraremos especialmente en el encontrado en los diferentes cementerios de la ciudad de Barcelona.

[Estudio realizado como trabajo de investigación de bachillerato (treball de recerca) en 2004.]

3.1. Poblenou.

Conocido también como Cementiri Vell, o de l’Est, es el más antiguo de la ciudad datando de mayo de 1818 en su forma actual. Se empezó a construir el año 1773 gracias al proyecto del obispo Josep Climent (1706 – 1781), quien pretendía cambiar la costumbre de los barceloneses de enterrar los muertos en los cementerios particulares de las parroquias y conventos, y en el interior de las iglesias.
Un solar ubicado cerca de la playa de levante, nombrada la Mar Bella, le costaría al obispado, en 1774, dos mil libras, o lo equivalente a unos 2.800 euros. Este solar medía aproximadamente 13 metros y medio de ancho por 72 de largo. El obispo hizo levantar un muro para delimitar el perímetro y una capilla en el interior. La edificación finalizó en marzo de 1775 cuando se inauguró el recinto por primera vez. A pesar de la gran afluencia de gente que recibía, los barceloneses continuaron enterrando sus difuntos en las parroquias. Así que poco a poco y gracias a la iniciativa de algunas personas influyentes, que pedían en el testamento ser enterradas en ese cementerio, se conseguiría imponer esa costumbre. Pero en 1808, con la invasión de los franceses, el camposanto fue prácticamente derrumbado.

Finalizada la guerra de la Independencia, en 1814, se volvió a reconstruirlo para inaugurarlo definitivamente en 1818, siendo ampliado en territorio. Entonces los restos de las pequeñas necrópolis parroquiales (Sant Cugat, Sant Just, Sant Miquel y del Pi) todavía habilitados, pasan al cementerio general y se convierten en plazas públicas.

Es de estilo claramente neoclásico con inspiraciones egipcias, y también modernista. El cementerio neoclásico es una especie de ciudad levantada geométricamente, donde la monumentalidad de las tumbas proporciona la característica culminante. Tanto la profusión de arcadas como de columnas, como la ubicación de una capilla en el centro son características arquitectónicas de este periodo. Sin embargo se crea una querida imitación de estilos, sobresaliendo de los romanos o griegos, que ayuda a fomentar la sensación de mezcla. Sus muros están envueltos generalmente por grandes bloques de nichos a excepción de las plazas, que están envueltas de pequeños hipogeos, o arcos cueva, muy iguales entre sí.
El arquitecto principal fue el italiano Antonio Ginesi, que hizo la fachada principal del cementerio imitando el estilo dórico de la ciudad italiana de Pesto. El frontón es sobrio y rígido y las paredes son altas y gruesas. De otros arquitectos hay constancia en la capilla y el resto del recinto. De los elementos de esta fachada destaca la escultura de “El ángel del Juicio final”, modelada por Venanci Vallmitjana (1826-1919).

El cementerio presenta una estructura cuadrilátera, dividido en cuatro sectores que evocan a una pequeña plaza donde se levanta una inmensa cruz de piedra grabada. En la base de esta cruz, envuelta por cuatro lápidas de mármol, se encuentran las inscripciones sepulcrales de los médicos, eclesiásticos y consejeros que murieron a causa de la epidemia de fiebre amarilla que azotó Barcelona en 1821.
Otra característica de los cementerios es que los osarios están ubicados en esquinas y son pequeños y de planta cuadrada. En este se detectan algunos colocados en medio de alguna calle de nichos.

Los panteones más ricos destacan por su tamaño, por sus esculturas y sobretodo por la riqueza de su arquitectura. Algunas como “El beso de la muerte” (1930), de Jaume Barba en la tumba de Llaudet Soler, o la que se eleva de la tumba del maestro de obras, Pere Bassegoda Mateu, esculpida por Fabiani, son ejemplos de las bellas esculturas que podemos encontrar.

Antes, hablando de los ángeles, hemos dicho que normalmente se les representan imberbes. En Poblenou, encontramos una excepción. En un panteón gótico hay varios ángeles sentados en las esquinas; cuatro exactamente. Uno de ellos es un ángel barbudo y de edad madura. De los otros tres, uno lleva un caduceo, símbolo de la medicina; otro un libro; y el último lleva una especie de redes de pesca con un ancla. Pensamos que pueden tratarse de deidades de la mitología griega o tratarse de arcángeles, aunque esta última opción se desvanece al ver que dos de los cuatro ángeles son mujeres y los arcángeles no son nunca de sexo femenino.

Se ha de destacar también la tumba de Anselm Clavé (Barcelona, 1824-1874), que consta de un pilar cuadrangular elevado y ubicado en la parte superior, un busto de él en un tamaño inferior al natural.
Dentro de la ruta interior del cementerio, también se debe destacar una tumba modernista, proyecto de Pere Alarma Tastàs y esculpida por Pere Estany Capella, y el panteón de la familia Prat-Marsó, una tumba de grandes dimensiones custodiada por cuatro ángeles, dos en la parte frontal y dos más en cada lado, todos ellos a diferentes niveles de altura.

Y ya dentro de la variedad, nos encontramos con varios padrones, panteones contemporáneos de mármol negro y acero, y tumbas pintadas de azul celeste con búcaros llenos de flores rosas. También encontramos alguna mastaba o tumbas con referencias egipcias, y sobretodo muchos panteones de tipologías diferentes por no hablar de estilos, y muchos ángeles dañados por la erosión y el paso del tiempo.

2 comentarios:

xixerone dijo...

Muy interesante la historia del Cementerio, yo acabo de realizar un foto-reportaje del cementerio del Poble Nou por si te interesa echarle un vistazo.

http://www.xixerone.com/2011/02/foto-reportaje-cementerio-del-pueblo.html

Saludos

Carolina Bensler dijo...

Muchísimas gracias Xixerone!.
Como te he comentado en tu página, las fotografías son preciosas. Un trabajo estupendo el tuyo ;).

Un saludo!