[EN CONSTRUCCIÓN - faltan las fotografías] Disculpad las molestias.

Este blog, que originalmente iba a ser una web, pretende acercar un tipo de arte que, por varias razones, no está tan valorado como lo puede ser la pintura, la escultura vanguardista o la fotografía, y que sin embargo mediante su estudio, se pueden aprender y entender muchísimas cosas sobre la sociedad de una determinada época y ciudad. Se trata del arte funerario, y en este espacio nos centraremos especialmente en el encontrado en los diferentes cementerios de la ciudad de Barcelona.

[Estudio realizado como trabajo de investigación de bachillerato (treball de recerca) en 2004.]

2.4.6. Otras representaciones.

Paseando entre las tumbas de nuestros cementerios vemos que no todo lo que hay son ángeles o imágenes religiosas. De vez en cuando hallamos un retrato a tamaño natural y de cuerpo entero de alguno de los difuntos, en muchas ocasiones niños o jóvenes adolescentes. En Sant Andreu, nos encontramos con uno de ellos. Era el retrato entero de una niña que murió; según leímos en el epitafio, en un accidente ocurrido durante una excursión escolar.
Un motivo que se irá repitiendo en varios de estos recintos funerarios será el del hombre que excava su propio foso o de lo contrario, trabajando en una mina. Y otro es también el de la mujer que vela por la tumba de su marido, o familia. Éstas suelen ser mujeres mayores, vestidas con ropas más bien pobres, pero también las hay con ropas caras, de finales del siglo XIX.

Se repiten a menudo otros como grandes obeliscos con números romanos grabados, palomas formando un círculo o solamente una con la rama de olivo simbolizando la paz. Y en tumbas de tipo egipcio, se verán muchas representaciones de dioses, águilas y relieves egipcios, no sin olvidar a los ángeles esculpidos con ropas y demás atuendos característicos de esa civilización. Abundan también las lechuzas, que según los jeroglíficos egipcios, representa a la muerte.

Entre los adornos esculpidos más comunes entre las tumbas están las lámparas encendidas, que simbolizan el espíritu. Entre la decoración vegetal sobresalen la corona y las hojas de acanto, arbusto que da flores blancas y rojas y que los egipcios consideraban sagrado. Y no olvidar, por supuesto, las calaveras y esqueletos.

Además de ello, en tumbas de personalidades muy destacadas vemos otros motivos. Por ejemplo, en Montjuïc, en la tumba de Ildefons Cerdà (Ingeniero de puentes y caminos, 1815–1876) hay una representación en 3 dimensiones del Eixample de Barcelona. Éstas nos recuerdan lo que hicieron en su momento estos personajes importantes. En Montjuïc; junto a la entrada de Zona Franca, vemos un impresionante esqueleto envuelto en su mortaja; esculpido por el escultor Rossend Nobas (1841-1891), tumbado sobre el sarcófago del médico anatomista, Dr. Francesc Farreras.

En otras aparecen símbolos políticos, e incluso algún escudo del F.C. Barcelona, así como numerosas referencias a los ideales de pensamiento de los difuntos.

Y en una minoría absoluta, encontramos también los ouroboros, el dragón o serpiente que se muerde la cola. Se trata de un símbolo gnóstico que representa el tiempo y la continuidad de la vida, la naturaleza cíclica de cualquier cosa viva, y no suele encontrarse en cementerios cristianos. Se sitúan dentro del contexto del modernismo, un movimiento que se nutría sin reservas de lo esotérico y lo apócrifo.

Ya fuera de todo ello, nos encontramos con otro tipo de tumbas y por supuesto, de decoraciones. Éstas son las gitanas. Se distinguen a simple vista de entre el resto por sus vivos colores conseguidos por la abundancia de flores. Ellos utilizan pequeñas o grandes estatuas de vírgenes de porcelana blanca o pintadas con colores muy saturados, y además, vemos muchas figurillas entre las flores. Pero sobretodo, muchas flores. También en Montjuïc está la tumba de la familia Montero-Jorodovich, donde hay unas esculturas grandes que son el retrato de los difuntos. Parecen ser de cerámica y están pintadas de colores muy llamativos, y las columnas que sujetan el techo del panteón están envueltas de flores de tela, de color rojo y blanco. Estas tumbas gitanas son abundantes y muy fáciles de ver.

Otro tipo de sepulcros que se decora de forma muy diferente, son las tumbas militares. Éstas suelen llevar escudos de armas y símbolos militares, así como cascos de caballeros medievales en los sarcófagos.
En Sant Andreu, está el inmenso panteón con monumentos en conmemoración a los militares que vencieron en la guerra civil, datando éste del año 1940. Hay una entrada al recinto, al cual se puede acceder sin problemas, custodiada por una gigantesca escultura de un militar con un fusil y bigote hitleriano. Mirando desde fuera de este recinto vemos que hay varios escudos de armas y también patrióticos.

Y por último, mencionamos los recintos hebreos que carecen de elementos decorativos. En ellos sólo aparecen inscripciones en hebreo u otro idioma y la cruz de David o de seis puntas.
Y el recinto islámico hallado en Collserola, que solo contiene inscripciones coránicas en árabe, francés y español.

No hay comentarios: