[EN CONSTRUCCIÓN - faltan las fotografías] Disculpad las molestias.

Este blog, que originalmente iba a ser una web, pretende acercar un tipo de arte que, por varias razones, no está tan valorado como lo puede ser la pintura, la escultura vanguardista o la fotografía, y que sin embargo mediante su estudio, se pueden aprender y entender muchísimas cosas sobre la sociedad de una determinada época y ciudad. Se trata del arte funerario, y en este espacio nos centraremos especialmente en el encontrado en los diferentes cementerios de la ciudad de Barcelona.

[Estudio realizado como trabajo de investigación de bachillerato (treball de recerca) en 2004.]

2.4.1. Los bustos.

Los bustos son esculturas exentas que nos identifican al difunto enterrado y que generalmente son esculpidos en mármol blanco; aunque también existen algunos en piedra. Se trata de una estatua que representa la cabeza y los hombros de una persona, a modo de retrato en tres dimensiones.

Nos encontramos con este tipo de esculturas ya en el Antiguo Egipto con uno de los más famosos conocidos hasta hoy: el busto de la reina Nefertiti, pintado en piedra caliza. Durante esa época se llegó a un mayor naturalismo en las esculturas y en los retratos. De todas formas, los bustos, tal y como los conocemos hoy en día, aparecen durante la época romana, en pleno auge de los retratos y los monumentos funerarios. Se representaban con gran realismo y belleza en materiales como piedra o bronce, retratos de personalidades importantes de la época; emperadores, filósofos, poetas y políticos. Actualmente no tienen un papel muy importante en nuestros cementerios, son muy pocos los que hay y solo podemos verlos en tumbas de personalidades destacables o en alguna conmemoración a algún difunto, como vimos en Sants el busto de una niña que había muerto siendo muy pequeña.

Los que hemos podido contemplar no son de un tamaño grande; alguno es a tamaño real, pero la mayoría son de proporciones menores. Presentan una expresión estática, frontal. Muchos son totalmente inexpresivos, otros poseen una mirada severa y alguno, como el de la niña de Sants, tiene una expresión dulce e infantil.

La ventaja de este tipo de escultura es que al tratarse de una obra de tamaño pequeño, no ocupa mucho espacio y se utiliza menos cantidad de material.


No hay comentarios: