[EN CONSTRUCCIÓN - faltan las fotografías] Disculpad las molestias.

Este blog, que originalmente iba a ser una web, pretende acercar un tipo de arte que, por varias razones, no está tan valorado como lo puede ser la pintura, la escultura vanguardista o la fotografía, y que sin embargo mediante su estudio, se pueden aprender y entender muchísimas cosas sobre la sociedad de una determinada época y ciudad. Se trata del arte funerario, y en este espacio nos centraremos especialmente en el encontrado en los diferentes cementerios de la ciudad de Barcelona.

[Estudio realizado como trabajo de investigación de bachillerato (treball de recerca) en 2004.]

2.3.3. Los nichos.

Los nichos son grandes bloques de hormigón subdivididos en compartimentos para contener muchos ataúdes en varios pisos de altura. Esto precisa de muy poco espacio y permite que sean enterradas cientos de personas donde cabe un solo panteón tipo edificio.

No nos parecen tumbas estéticamente interesantes pues recuerdan a los bloques de pisos y carecen de decoración alguna, pero se trata sin duda de la tumba más asequible, aunque depende del piso en que va a ser enterrada una persona; es decir, un nicho del primer piso empezando por abajo, será mucho más caro que uno del último, normalmente el quinto. La diferencia puede ser de unos cuatro o cinco mil euros del primer piso al último, y seguramente viene dada por la comodidad a la hora del mantenimiento de la tumba. Siempre será más cómodo y fácil mantener en buenas condiciones una tumba baja que no una alta, ya que ésta última precisa de una escalera.

Además de los nichos de ataúdes; con la llegada de la incineración y el querer ser enterrado igualmente, han aparecido unos muy pequeños para contener urnas de cenizas que reciben el nombre de columbarios cinerarios. Éstos, al ser más modernos, ya tienen otro aspecto. Por fuera están revestidos con mármol claro; a menudo gris, o piedra, y las lápidas de un mármol negro y rosa. Carecen de inscripciones, ni tan solo los nombres de los difuntos, y ya ni pensarlo alguna escultura. En cuanto a forma, básicamente son iguales que los nichos mayores, de líneas totalmente rectas, verticales y horizontales, pero vimos en Collserola, unos que se curvaban. Coincidían en una rotonda interior del cementerio y parecía que éstos seguían la misma forma.

Hablando de los nichos en particular solo diremos que hay, por así decirlo, millones de personas en ellos, y cada una tiene su tumba decorada de una forma distinta. Lo que se suele poner son lápidas, de mármol o piedra, con relieves o un grabado sencillo con los nombres y epitafios, fotografías de los difuntos y pequeñas estatuillas según las creencias del difunto y los familiares, siendo normalmente vírgenes o cristos.
Son sin duda las tumbas más personales, además de permitir cambios a menudo, ya que todo está detrás de un cristal que se puede quitar. Y sobretodo, sin olvidar nunca a las flores.


No hay comentarios: