[EN CONSTRUCCIÓN - faltan las fotografías] Disculpad las molestias.

Este blog, que originalmente iba a ser una web, pretende acercar un tipo de arte que, por varias razones, no está tan valorado como lo puede ser la pintura, la escultura vanguardista o la fotografía, y que sin embargo mediante su estudio, se pueden aprender y entender muchísimas cosas sobre la sociedad de una determinada época y ciudad. Se trata del arte funerario, y en este espacio nos centraremos especialmente en el encontrado en los diferentes cementerios de la ciudad de Barcelona.

[Estudio realizado como trabajo de investigación de bachillerato (treball de recerca) en 2004.]

2.2. Estilos artísticos.

El estilo que impera en los proyectos entre el 1830 y el 1845 es el Neoclásico. Aparecen como elementos decorativos funerarios temas y motivos procedentes de la iconología del Segundo Imperio Francés(2), entre los cuales destacan también los neo-egipcios (efigies y escarabajos), además de otros siempre presentes a lo largo de la historia de la ornamentación funeraria (guirnaldas, coronas de laurel, lámparas).
Muchos arquitectos colocaban en puntos destacados de los cementerios los sepulcros para las personalidades más destacadas por sus virtudes sociales. Se puede decir entonces que a partir del siglo XIX, se opera en toda Europa un cambio profundo alrededor del concepto de la muerte. La personalidad desaparecida será recordada y valorada por sus méritos, en relación, sobretodo, de la honradez de su vida. Los valores burgueses se impondrán definitivamente.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, asistimos a una dramatización, a una exaltación de los valores. La vida en el cielo no es ya un consuelo, a pesar de que todo es espíritu. Lo más importante es la existencia que ha estado truncada. El dolor, las lágrimas y las lamentaciones se remarcan en las inscripciones funerarias o epitafios. Todo esto es consecuencia de una moda que se extenderá por Europa a lo largo de los primeros veinticinco años del siglo XIX. Hablamos del Romanticismo, un movimiento donde el amor y la muerte; que la veían catastrófica y bella a la vez, van unidos. Es un movimiento que eleva los valores de patriotismo y la revolución, pero en los camposantos esto último no se puede apreciar.

Este movimiento se anticipó en Cataluña antes que en el resto de España. Es en este momento cuando aparecen las primeras tumbas directamente en el suelo, sólo con la compañía de una simple cruz. En Barcelona, estas sepulturas actualmente sólo se pueden ver en Sant Andreu (a excepción del cementerio de tipo americano que se encuentra dentro del de Collserola), aunque el movimiento se extiende por todos los cementerios de la ciudad como se puede evidenciar en las arquitecturas.

Fue en este período que se construyeron la mayor parte de los cementerios españoles actuales. Eran la imagen de las ciudades de los vivos, los muertos eran tan necesarios y tan significativos como los vivos, sobretodo los muertos ilustres, ya que incluso durante el siglo XX los muertos más pobres se seguían enterrando en fosas comunes. Reconocer las deudas que la ciudad ha concretado con los "padres de la patria" o con los patricios, científicos o los literatos eminentes, es una cualidad que puso de moda la moral burguesa.

A finales del siglo XIX y principios del XX empezó a darse el Modernismo, que encontró su máximo exponente en la arquitectura. El Modernismo es una actitud vital de rebeldía y renovación que alcanza la política, la religión y la estética. Supone una actitud neorromántica por el rechazo al entorno y a las normas sociales y morales que coartan la libertad del ser humano, por la repugnancia a la hipocresía y al materialismo, y por la defensa del espiritualismo, de la belleza y del subjetivismo.

Hoy en día todos estos valores han cambiado. A partir de la Segunda Guerra Mundial empezaron a presentarse problemas de superpoblación en las ciudades. Esto obligó a los arquitectos a desarrollar otro tipo de construcciones más pequeñas y de líneas rectas para evitar los grandes espacios desaprovechados. En los cementerios aparecen los panteones de estilo contemporáneo, de líneas rectas y formas totalmente lisas sin recargarse; como sucedía en los panteones góticos, y que utilizan materiales como el mármol, el acero y el cristal. La escultura, en este sentido no ha variado tanto, aunque existe más libertad a la hora de hacerlas. Se utilizan sobretodo cruces de metales brillantes, relieves en mármol con representaciones bíblicas, y estatuas de Cristo en bronce.
También se puede apreciar otro tipo de escultura, más simbólica y abstracta.

____________________________
(2) Napoleón III (1808-1873) fundó el Segundo Imperio y a partir de ahí, París sufre su transformación urbana más significativa. Se ejecutan los cambios para convertirla en la ciudad más moderna del mundo en su época y se logra que ésta fuese la capital cultural en el s. XIX. Además, albergó durante la segunda mitad del siglo varias exposiciones que reunían a artistas de todo el mundo, lo que permitió una gran expansión de las afluencias artísticas parisinas por toda Europa. En aquella época imperaba el neoclásico, importando el gusto por el arte clásico y las influencias artísticas de éste visto por Napoleón en sus múltiples viajes.

No hay comentarios: